Apple enfrenta varias demandas por obsolescencia programada de iPhone

Apple enfrenta varias demandas por obsolescencia programada de iPhone3 min read

La obsolescencia programada de los teléfonos móviles iPhone es una situación que mantiene consternados o molestos a los usuarios de la empresa estadounidense Apple. Y es que a medida que salen nuevos dispositivos al mercado, los más viejos van caducando, lo que obliga a la compra de otro y probablemente a un precio mayor.

Un marcado ejemplo es que el iPhone 13 es el último modelo actual del smartphone de Apple y ya la empresa ha anunciado el listado de iPhones que dejarán de funcionar porque son oficialmente obsoletos.

Para entender un poco del tema, lo primero que debes conocer es el término “obsolescencia programada”. Es utilizado en el sector tecnológico para referirse a la mala práctica de algunos fabricantes de inutilizar total o parcialmente sus dispositivos cuando pasa un período, normalmente de dos años cuando vencen sus garantías, para que los usuarios no tengan más opción que adquirir un nuevo modelo.

Por esta situación la empresa Apple ha tenido que enfrentarse a varias demandas a nivel mundial, unas veces sale gananciosa, otras no.

En el año 2020 la asociación Alto a la Obsolescencia Programada (HAP) presentó una demanda contra Apple basándose en una ley francesa del año 2015 que prohíbe a las empresas dejar obsoletas tecnologías ya instauradas.

La empresa aceptó pagar una multa en Francia de 25 millones de euros para evitar un proceso judicial después de que los servicios antifraude galos concluyeron que hubo carencias en la información sobre las actualizaciones del sistema operativo de sus iPhone, que en muchos casos ralentizaban el móvil.

En ese mismo año, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) demandó a la multinacional de la manzana mordida por obsolescencia programada de los iPhone 6, 6 Plus, 6s y 6s Plus y exigieron ser compensados.

También el Tribunal Administrativo del Lacio (Italia) confirmó la multa de 10 millones de euros que fue inicialmente impuesta en octubre de 2019 por la Autoridad de la Competencia Italiana en relación con las implicaciones para el rendimiento del iPhone de la actualización de las versiones 10.2.1 y 11.2.0 del sistema operativo iOS. El Tribunal identificó el comportamiento de Apple como una práctica injusta y agresiva.

En marzo de ese año, Apple acordó pagar hasta US$500 millones para resolver una demanda colectiva por ralentizados en Estados Unidos reconociendo que lanzó una actualización del sistema que iba a dañar la autonomía de las baterías de esos móviles. También tuvo que lanzar nuevas versiones de su software que, eliminaban todos los fallos de funcionamiento de estos móviles.

Le siguió otra demanda en noviembre por otros US$113 millones para resolver un litigio con más de 30 estados de EE.UU. sobre el mismo problema, recuerda la agencia de noticias AFP.

Apple también ha sido demandada en Australia e Israel por el mismo motivo.

Chile sienta precedente

En abril del 2021, unos 150,000 usuarios chilenos del iPhone 6, 6 Plus, 6s, 6s Plus, 7, 7 Plus y SE, sentaron un precedente al demandar a la compañía estadounidense en conjunto. Esto dio sus frutos y abrió el camino para más reclamaciones de este tipo en el resto de América Latina.

El gigante tecnológico se comprometió a pagar US$3,4 millones a los usuarios chilenos afectados por la obsolescencia programada de varios de sus modelos de iPhone adquiridos entre los años 2014 y 2017.